Lunes, 11 Septiembre 2023 11:34

Blanco Azahar prepara centros florales como souvenir para que los turistas puedan llevar un trocito de Sevilla como recuerdo Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La sequía dispara la venta de flores y plantas artificiales como vegetación para patios y terrazas

Blanco Azahar no deja de reinventarse. La firma, que se dedica a la flor artificial desde hace más de 40 años, nació como parte de un pequeño negocio familiar, ‘La Casa de los Plásticos’, que forma parte de la ciudad de Sevilla desde 1956. Desde entonces, Blanco Azahar ha ido evolucionado hasta convertirse en un comercio especializado en flores artificiales, preservadas, de flamenca y decoración. Pero su ubicación ha hecho que cada día se acerquen a sus instalaciones muchos turistas que buscan algo que regalar a sus familias. Y de ahí nació la idea de las flores como souvenir.

Su afán por la innovación los ha llevado a diseñar tres centros florales diferentes, Maestranza, Triana y Sevilla, que tienen un nexo común: están integrados por flores típicas de la ciudad, que se pueden encontrar en los patios de los hogares sevillanos. En el centro floral Maestranza la flor protagonista es el geranio con su intenso color rojo y hoja verde; para el centro floral Triana se cuenta con margaritas, azahar y ramas de olivo y paniculata, y en el centro floral llamado Sevilla, predominan los claveles de colores vivos, y eucalipto, que son tan típicos de la ciudad.

Los centros florales se acaban de empezar a comercializar en la calle José Gestoso y están teniendo una respuesta muy positiva por parte de los clientes, que valoran la calidad de las flores, hasta el punto de parecer naturales.

SEQUÍA Y VEGETACIÓN

Otra línea que se está impulsando mucho es la de la venta de flores y plantas como alternativa a las naturales. A nivel de interiorismo, están muy asentadas. Ópticas, farmacias, restaurantes y cafeterías se encuentran entre los clientes más destacados: Visual Óptica, en la sevillana calle Sierpes y Farmacia Miraflores, con jardines verticales, son los últimos ejemplos. A ellos se suma el diseño de jardineras de plantas artificiales en cafeterías como “Cafestore”, en la Estación Santa Justa.

Si este tipo de vegetación se venía utilizando hasta ahora con fines decorativos, en Blanco Azahar han detectado una nueva demanda: la de plantas y flores para patios, jardines y espacios estratégicos en las viviendas. Vienen a sustituir a las tradicionales macetas, que no atraviesan buenos momentos con el mercurio disparado y las órdenes gubernamentales de no ser regadas para paliar la sequía.

Los colores y texturas de Blanco Azahar se han convertido en el mejor recurso para decorar los patios y las terrazas urbanas de Sevilla. Con una vegetación muy natural, que incluye plantas con unos colores y texturas cuidadosamente elegidas, Blanco Azahar ofrece una alternativa real a las plantas de hogar. Tanto que lo difícil ahora es diferenciar las naturales de las creaciones a la hora de regarlas.

Visto 1849 veces