Martes, 29 Septiembre 2015 13:04

Un taller de cerámica ayuda a relajar la presión emocional de los lesionados medulares en el Aljarafe Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

42 pacientes han participado en esta actividad complementaria en el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe

 

La Unidad de Lesionados Medulares del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe desarrolla gracias a la colaboración de un profesor voluntario un taller de cerámica que está ofreciendo grandes resultados en la recuperación de estos pacientes.

Este taller de cerámica ayuda a relajar la presión emocional de los lesionados medulares del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe. Se trata de una actividad que se desarrolla gracias a la colaboración de Emilio Liñán, licenciado en Bellas Artes y ceramista profesional dedica parte de su tiempo libre como voluntario en este centro hospitalario donde ofrece dos días a la semana este taller en el que ya han participado 42 pacientes. No es la primera vez que lo hace, "hace unos años viviendo en otra capital estuve impartiendo clases de cerámica a disminuidos psíquicos, por lo que conozco sus efectos en estas personas. Al cambiar de ciudad tenía la necesidad de seguir aportando algo más a seres que pudieran beneficiarse de esta maravillosa forma de tocar la tierra. Esta inquietud me llevó a ponerme en contacto con la coordinadora de voluntarios del Hospital del Aljarafe, una persona comprometida y con sensibilidad que aceptó el reto, y el programa que propuse quedó integrado en la Unidad de Lesionados Medulares".

Uno de los principales beneficios de la actividad según indica Liñán es el restablecimiento de la ilusión en estos pacientes "ellos no son conscientes de sus esfuerzos, pero la respuesta ante los resultados es increíble. En el aspecto meramente funcional, realizan un ejercicio pasivo ya que tienen que amasar un producto denso, tienen que forzarse para conseguir desde su posición trabajar la arcilla con sus manos, algo que no resulta nada fácil. Luego está la cuestión emocional. El rato en el taller supone una expansión, un salir de la rutina hospitalaria y relajar la presión psicológica que supone para el paciente verse tan severamente limitado en determinados casos".

No son los únicos que necesitan recobrar la seguridad en sí mismos. Los familiares de los lesionados medulares tienen tanta necesidad como éstos de ocupar la mente y el tiempo en algo creativo. "Hay personas entre los acompañantes que necesitan algo de estímulo para poder aguantar tanto dolor", afirma Liñán.

Visto 1119 veces