Martes, 29 Octubre 2019 11:15

Crecer alerta de la importancia de la prevención y actuar ante los primeros síntomas en el ictus Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Es una de las primeras causas de muerte y la rehabilitación es crucial para tener calidad de vida

El ictus se podría evitar en el 80 por ciento de los casos. La prevención y el control de los factores de riesgo que pueden llevar a padecer esta grave enfermedad son fundamentales para evitar pasar a engrosar una estadística en la que Sevilla está de las primeras ciudades españolas, que se reparten 120.000 casos de pacientes afectados al año, según datos de la Federación Española de Ictus.

La directora médica del Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral CRECER, la doctora Rosario Domínguez, ha hecho un llamamiento en la jornada de hoy, que se celebra el Día Mundial del Ictus, y ha destacado la importancia de adoptar medidas preventivas y actuar con la máxima rapidez ante los primeros síntomas de que alguna persona está sufriendo un ictus.

Según ha explicado la directora de CRECER, “es importante reconocer las señales que indican que una persona esta sufriendo un ictus y llamar al 061 o 112 para el traslado inmediato al centro hospitalario. Ahorrar segundos es fundamental. Los signos más frecuentes son: dificultad para hablar, o no se le entiende lo que dice; pérdida de fuerza en la mano, brazo o pierna que le impida poder caminar o tener un objeto; imposibilidad para leer o comprender lo que le dicen; puede haber caída al suelo y pérdida de la conciencia, dolor fuete y agudo de cabeza, pérdida parcial de visión o visión doble o borrosa, que la persona se desoriente y no sepa dónde está … Si se presentan estos síntomas, hay que actuar cuanto antes”.

Para evitar llegar a este momento se recomienda la prevención. CRECER es espacio cardioprotegido y cuenta con un desfibrador para situaciones que lo requieran. A nivel general, la directora del centro recomienda llevar una vida lo más sana posible, llevando una dieta mediterránea y sana, haciendo ejercicio y teniendo controlados los factores pre mórbidos como la hipertensión, diabetes, el colesterol alto, tratarse los problemas cardíacos como las arritmias y las dificultades de coagulación. Estas medidas pueden retrasar el ictus hasta en el 80 por ciento de las situaciones.

LA REHABILITACIÓN ES CLAVE

En los casos de supervivencia, el ictus puede dejar secuelas de distinto grado, y para ello se recomienda la rehabilitación cuando el paciente recibe el alta hospitalaria. “El ictus se puede rehabilitar en cualquier edad, independientemente de la gravedad de la lesión, siempre y cuando se acuda a las unidades especializadas y se sigan los protocolos adecuados”, explica la directora de CRECER.

Según la Federación Española de Ictus, el accidente cerebro-vascular es el primer causante de muerte en mujeres de nuestro país y la segunda causa de muerte en los hombres, así como el primer motivo de discapacidad en adultos (40% de los casos). Además, esta enfermedad afecta, en su mayoría, a la población mayor de 75 años (24%), provocando la muerte en un 30% de los casos.

Hasta el Centro de Rehabilitación de Daño Cerebral CRECER llegan a diario pacientes que han sobrevivido a accidentes vasculares de distinta intensidad. Los especialistas analizan su caso y se les establece una terapia determinada en la que se combinan ejercicios, rehabilitación y tratamiento. Mientras más reciente haya sido el episodio vascular, mayores son las posibilidades de éxito, pero la media es muy satisfactoria: Se rehabilita más del 70 por ciento de los casos, demostrando que la rapidez y la eficacia van de la mano en este tipo de situaciones y vienen avaladas por la experiencia de más de 22 años ofreciéndoles a los pacientes la oportunidad de recuperar sus funciones físicas y psíquicas y volver a llevar su vida.

Visto 13114 veces