Viernes, 19 Octubre 2018 10:07

Los quemadores de grasas: cómo podemos perder peso Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La pérdida de peso es un asunto que trae en jaque en estos tiempos que corren a un buen número de personas. En la actualidad, contamos en el mercado con una serie de productos que nos pueden ayudar en este sentido. Es cierto que unos resultan más beneficiosos que otros, pero resulta de gran importancia conocer los más destacados. Y entre estos últimos se hallan los quemadores de grasas

Los quemadores de grasas son unos suplementos que colaboran para quemar la grasa de nuestro organismo, mejorando así la salud y la apariencia física. Un producto para adelgazar que funciona, siempre que sigamos todas las recomendaciones pertinentes, y que podemos encontrar fácilmente en www.naturmeal.es

Tipos fundamentales de quemadores de grasas

Actualmente existen dos tipos fundamentales de quemadores de grasas: los termogénicos y los lipotrópicos, siendo los primeros los más populares.

Los quemadores de grasas termogénicos presentan un mecanismo de acción para mantener el metabolismo acelerado, lo que implica una mayor quema de calorías a lo largo del día. Aquí lo que se produce, pues, es una transformación en energía de las calorías provenientes de la grasa corporal y la alimentación.

Hay que tener en cuenta que el metabolismo es la cantidad de energía que el cuerpo quema para mantenerse activo. Este metabolismo acelerado de los quemadores de grasas es ideal para aquellas personas que lo tengan lento, ya que por esto presentarán una mayor dificultad para adelgazar y mantenerse delgadas. No en vano, el metabolismo lento es uno de los principales causantes de la acumulación de grasa.

Un acelerador del metabolismo y un aporte de energía a su vez que vienen propiciados gracias a sustancias como la taruina, la L-carnitina, el guaraná o la cafeína. Se estima que el conjunto de estos elementos pueden aumentar la tasa del metabolismo en al menos un 7%.

Por su parte, los quemadores de grasas lipotrópicos son aquellos que ayudan a descomponer las moléculas de grasa durante el metabolismo. Se puede decir, por tanto, que actúan como catalizadores que reducen el exceso de grasa acumulado en el hígado y en otros tejidos corporales.

Ventajas de los quemadores de grasas

Las ventajas que nos pueden aportar los quemadores de grasas son múltiples y evidentes. Sin embargo, podemos quedarnos especialmente con las 4 siguientes:

- Eliminación de la grasa muscular: el movimiento de ácidos grasos se encarga de liberar calcio y, por tanto, eliminar la grasa muscular
- L-carnitina: este componente, que forma parte de una gran cantidad de quemadores, es el que provoca que las grasas sean utilizadas a lo largo del día, consumiéndose hasta ser eliminadas
- Aumento de la actividad metabólica: los quemadores de grasas se encargan de acelerar nuestro metabolismo para que podamos perder peso
- Ideal para deportistas: los quemadores de grasas harán que nuestro cuerpo consuma su grasa como fuente de energía mientras practicamos deporte, por lo que obtendremos una mayor masa muscular y disfrutaremos de mayor intensidad en el ejercicio sin fatigarnos en exceso.

Cómo tomar los quemadores de grasas

El uso continuo de un tipo u otro de quemador de grasa está diseñado prácticamente para un mes, por lo general en dos tomas diarias. Aunque, como suele ocurrir en estos casos, todo dependerá en gran medida del objetivo de cada uno y de sus necesidades particulares.

Si se trata de una persona que suele realizar ejercicio de manera regular por las mañanas, lo ideal es tomar una dosis de quemador de grasas 20 minutos antes de entrenar y otra dosis antes de la comida. En cambio, si el entrenamiento se lleva a cabo por la tarde lo más aconsejable es tomar una dosis antes del desayuno y otra dosis 20 minutos antes del entrenamiento.

En los casos en los que no se practica ejercicio físico, la ingestión se realiza de diferente manera. Aquí lo recomendado es tomar una dosis antes de las principales comidas, especialmente el desayuno y la comida. No es aconsejable hacerlo antes de la cena, ya que los quemadores de grasas poseen sustancias excitantes que podrían dificultarnos el sueño.

En todos los casos anteriores es aconsejable tomar menos cantidad en cada dosis durante la primera semana. De esta manera, acostumbramos poco a poco a nuestro cuerpo a la aceleración del metabolismo. A medida que vaya transcurriendo el tiempo, podremos ir aumentando la dosis hasta llegar a la más recomendada. Pero siempre, tal y como decimos, iniciando en dosis bajas durante los primeros 7 - 10 días de la ingesta.

En definitiva, los quemadores de grasas son productos para adelgazar que tienen una gran eficacia, pero siempre y cuando pongamos de nuestra parte para ello. Las fórmulas contenidas en ellos deben ir acompañadas de una dieta saludable y una actividad física regular. De lo contrario, poco podrá hacer un quemador de grasas por sí solo.

Visto 1561 veces