%AM, %10 %472 %2018 %10:%Sep

Agrandamiento de pene: ¿Mito o realidad?

Written by
Rate this item
(0 votes)

La preocupación de los hombres en relación al tamaño de su miembro, es un tema tan antiguo como la existencia de la humanidad. Civilizaciones antiguas como los griegos y romanos dejaron evidencia de ello en su arquitectura, literatura y cultura en general.

En tiempos modernos, es común encontrar artículos en la web referentes al pene, su tamaño y posibilidades de agrandamiento. Este flujo constante de información ha desdibujado la línea entre el mito y la realidad. Para evitar confusiones y especulaciones, lo ideal es consultar solo fuentes confiables como este blog de sexualidad.

Pese a las inseguridades de algunos caballeros, los estudios han demostrado que el 90% de los penes erectos tienen aproximadamente la misma longitud. A nivel mundial este promedio se ubica en 14,3 centímetros, 9 en estado de flacidez.

Los españoles por su parte, están dentro de este estándar, con una media de 14 centímetros. En la cima del ranking fálico, se encuentran los varones originarios de la República Democrática del Congo. El miembro de estos alcanza los 18 centímetros en estado de erección. Mientras los norcoreanos se han quedado con el último podio de la escala.

Sin embargo, el principal resultado arrojado por los estudios realizados es el carácter subjetivo de este número. Pues, en la mayoría de los casos la percepción del pene y su medida, parece guardar relación con los niveles de autoestima y confianza.

Algunos mitos comunes

Dada la marcada preocupación masculina por el tamaño de su pene, en el mercado se encuentran infinidad de productos destinados a su agrandamiento. Estos suelen prometer un miembro de mayor tamaño en poco tiempo. Sin embargo, la mayoría de estas aparente milagrosas soluciones, suelen estar envueltas en mitos y especulaciones.
Bombas de vacío para un pene más grande

Estos aparatos gozaron de gran popularidad en la década de los noventa. Aún hoy por hoy es fácil adquirirlo en alguna Sex shop online. Sin embargo, su función se limita únicamente al tratamiento de la disfunción eréctil

Durante años se ha mantenido el rumor de que su uso frecuente puede agrandar el miembro masculino. Esto es sólo un mito. Estas bombas ayudan a llevar sangre al pene, por lo que pueden producir erecciones extraordinarias.

Con esto se obtiene la sensación de un falo de proporciones superiores a las habituales. Lamentablemente, este es sólo un efecto temporal que pasará cuando el pene regrese a su estado de flacidez.

Cirugías para agrandar el pene

Los avances de la ciencia y la medicina han permitido el desarrollo de diferentes técnicas quirúrgicas para alargar y engrosar el pene. Sin embargo, todas ellas conllevan riesgos importantes. Además, los resultados obtenidos, sean cuales sean, son irreversibles.

Si bien, el agrandamiento del pene por esta vía es posible, los resultados no siempre son los deseados. Algunas de las quejas más comunes son las erecciones en ángulos extraños, y en algunos casos desmejoras en el desempeño sexual.

Lo ideal es recurrir a un profesional de la salud especializado en el área. Este se encargará de determinar la factibilidad de la cirugía de acuerdo a las características de cada caso. En general, las intervenciones quirúrgicas son una opción sólo para miembros en estado de flacidez mide menos de 8 centímetros.

Ejercicios para un miembro más grande

Otro método más seguro e indudablemente menos invasivo, son los ejercicios Jelqing o de Kegel. Estos pueden realizarse fácilmente desde casa. Para conocer más al respecto se puede recurrir a la web o manuales e instructivos en la tienda erótica de preferencia.

No existe evidencia científica que respalde la efectividad de estos ejercicios sobre el pene y su tamaño. Sin embargo, la práctica regular de éstos, ha demostrado una notable incidencia en cuanto a control de la erección, duración y desempeño sexual.

Las mujeres opinan

El tamaño no importa. Esta frase se ha convertido en un pequeño cliché, pero no por eso pierde veracidad en su mensaje. En este sentido, mujeres de todo el mundo se han sometido a encuestas sobre este tema. Los resultados son invariables, las mujeres simplemente no dan ninguna importancia a este atributo.

Las féminas dan mucha más importancia al tamaño del pene en relación a su propia anatomía. La forma en la que los cuerpos masculino y femenino se complementan durante el encuentro sexual tiene mayor relevancia. Así, por ejemplo, una vagina pequeña y angosta puede sufrir con un pene proporcionalmente más grande. Bajo este tipo de escenarios el placer puede convertirse en dolor.

Por otra parte, el punto G, centro máximo del éxtasis femenino, se encuentra a sólo 5 centímetros de la entrada de la vagina. El pene promedio tiene longitud de sobra para alcanzar este lugar, y llevar a cualquier mujer al clímax durante un encuentro sexual. Esto sin mayor dificultad ni contratiempo.

Conviene tener en cuenta, que la calidad de las relaciones sexuales, depende en mayor medida de muchos otros factores. El grado de intimidad, y el deseo juegan papeles más determinantes que el tamaño del miembro. Sin embargo, ante la falta de confianza es posible comprar juguetes para adultos que nos ayuden a entrar en calor.

Read 569 times