Domingo, 29 Octubre 2017 11:24

David Garrido, el terapeuta Gestalt que enseña a vivir de otra manera desde su ejemplo Destacado

Escrito por 
Valorar este artículo
(1 Votar)

El accidente en el que perdió una pierna le llevó a superarse hasta ser campeón de ciclismo de Andalucía

Hay acontecimientos que marcan un antes y un después en la vida de las personas. David Garrido Díaz es un joven del Aljarafe que perdió una pierna en un traumático accidente de motocicleta, y vivió aquellos duros momentos como una encrucijada en la que se abrían dos caminos: hundirse o luchar. Eligió aferrarse a la vida. Pensó que sólo tenía 28 años y que tenía mucha cosas por hacer y por disfrutar. Una década después, quedan lejanos aquellos inicios en los que tuvo que volver a andar y a vivir. El esfuerzo diario lo hacía más fuerte y empezó a entrenar con aún más determinación de la que tenía en su vida anterior. Bicicleta, natación, gimnasia… su esfuerzo y su constancia lo han consolidado como un deportista de élite que ha llegado a ser campeón de ciclismo de Andalucía.

Pero David Garrido no sólo entrenó su cuerpo, pues también cultivó su mente y su interior hasta lograr la aceptación del accidente de moto en el que padeció graves lesiones y estuvo a punto de morir. Fue en esta difícil etapa cuando empezó a iniciarse en el sistema Gestalt, una terapia que tiene como objetivo, además de ayudar al paciente a sobreponerse a síntomas, permitirle volver a ser más completo y creativo, y a liberarse de los bloqueos y asuntos inconclusos que disminuyen la satisfacción óptima, la autorrealización y el crecimiento personal.

A través de su propio caso, David Garrido descubrió su verdadera vocación y su capacidad como terapeuta. Hizo cursos y especializó durante cuatro años para poder ayudar a los demás, algo en lo que juega con la ventaja de mostrar su ejemplo. Hoy, después de 6 años de trabajo, cuenta con su propia consulta y da servicio en el Gimnasio Domocenter de Bormujos. En la actualidad tiene más de un centenar de pacientes que acuden a él por su interés en mejorar su vida. “Muchos de ellos no tienen problemas muy graves o difíciles de resolver, pero empiezan a venir a mis sesiones porque saben que les falta algo, que necesitan hacer algunos cambios para poder disfrutar de manera más plena”, explica, mientras no deja de pedalear su bicicleta.

La terapia que David Garrido aplica en su consulta está basada en las emociones y en la ayuda necesaria para conseguir el equilibrio emocional, un reto que explica en la siguiente frase: “Nada extraordinario surgirá de ti si no aprendes a ver más allá del miedo”. Con este lema anima a quien lo necesita afrontar todo aquello que les preocupa y a superarlo para que no les suponga un obstáculo en su felicidad

Sus pacientes suelen ser personas que requieren una guía para ser plenamente felices. “A veces las personas son reacias a mostrar la otra cara de la moneda, aquello que les preocupa y que protagoniza sus miedos, o no se quieren dejar ver en sus peores momentos y con sus sentimientos negativos. Han de aprender que todas las monedas tienen dos caras y que deben aceptar todos sus matices, tanto de ellos mismos como de los demás”, explica el terapeuta.

En lo que respecta al perfil de sus pacientes, David Garrido explica que cuenta con más mujeres que hombres, en un porcentaje 70-30, y que la edad media que tienen oscila entre los 25 y los 55 años. “El hecho que cuente con más chicas se debe al legado de la cultura patriarcal que nos ha dejado como herencia a hombres que se resisten más a manifestar sus emociones y su malestar”, comenta.

Pero el trabajo suele dar sus frutos y está satisfecho con los progresos que consiguen los participantes en sus sesiones y terapias. “He llegado a ver la transformación de una persona que se iba a suicidar en otra, meses después, muy comprometida con la sociedad. El cambio está en nosotros y en nuestra capacidad para hacerlo realidad”, declara.

Desde la idea de que cada pensamiento genera una emoción, David Garrido anima a sus pacientes a alinearse con las ideas de sentirse bien y en plenitud, algo que van aprendiendo con el trabajo y las sesiones. Además de las individuales, el terapeuta también organiza talleres de meditación y días en silencio que son, a su juicio, fundamentales en esta evolución que han de seguir como personas. Y les enseña la importancia de cumplir la regla del 1 %: Meditar el 1% de su tiempo cada día, por lo que han de acostumbrarse a estar unos 15 minutos trabajando su interior. “Acostumbrarse a crear este espacio de paz en tu día a día es fundamental y puede ayudar a ver con claridad muchas situaciones complicadas y a superarlas”, indica.

Y, para concluir, su sistema de trabajo: No muestra el camino, ha de encontrarlo el paciente. David Garrido sólo es la luz que va iluminando sus pasos, pero quien los dirige es la persona que le ha pedido apoyo para hacer cambios y vivir de otra manera, una tarea en la que no parten de cero, porque tiene ante sí el ejemplo de alguien que eligió pelear y superarse a sí mismo frente a otros muchos que se habrían quedado, lamentándose de su mala suerte, postrados en una cama.

El biotraje para estar en forma

David Garrido es un gran defensor del entrenamiento con biotraje, que lleva dos años utilizando en sesiones que recibe en el Gimnasio Domocenter. “Es un sistema muy eficaz porque me permite entrenar partes de mi cuerpo a las que no puedo llegar con el ejercicio. Me trabaja músculos que me están ayudando a recuperar movilidad en zonas que no había ejercitado tras el accidente. Estoy avanzando mucho en este sentido”, explica con gran satisfacción.

Leído 3811 veces Modificado por última vez el Sábado, 04 Noviembre 2017 15:31