Martes, 28 Noviembre 2017 15:42

El pan más natural llega desde el PIBO a los mejores restaurantes de Sevilla Destacado

Escrito por 
Valorar este artículo
(7 votos)

Pablo Conesa distribuye toneladas de piezas artesanas de masa madre sin aditivos, cocidas en un horno de piedra

Innovación y Tradición. Estos fueron los dos factores que Pablo Conesa quiso conjugar en su negocio cuando, hace seis años, invirtió todo el dinero del pago único del desempleo para comprar un horno y establecerse en un local del Parque Empresarial PIBO. En la aventura le acompañaba su mujer, Rebeca Ruiz, también panadera. Y estaban avalados por titulaciones de la Taberna del Alabardero y haber trabajado en Inglaterra un par de años, además de Francia y diversos hoteles de grandes ciudades españolas, como Madrid y Barcelona, junto a destacados lugares de la costa, al estilo de Marbella o Alicante. Con este bagaje y mucha ilusión nació Pablo Conesa Alternative Bakery.

La firma quiso, desde el principio, hacerse un hueco en el difícil mundo de la hostelería, algo para lo que empezaron regalando pan en Sevilla. Era la forma de darse a conocer, una estrategia que, apoyada en la calidad del producto, les funcionó, pues hoy por hoy cuentan con los mejores restaurantes de la ciudad como clientes. Desde Tradevo a Ovejas Negras, Mamarracha, Antojo, Perro Chico, Perro viejo … la lista es muy larga, tanto que Pablo Conesa la resume con un “sí, le vendemos a todos los buenos…”.

Pero el camino no ha sido fácil, como tampoco lo es vender cada mes 12 toneladas de pan en piezas hechas totalmente a mano, con masa madre, sin aditivos, teniendo muy en cuenta la temperatura ambiente y acabándolas en un horno de piedra… el resultado es fruto de una ingeniería artesana en la que influyen numerosos factores. Un proceso que han tardado cinco años en perfilar totalmente y del que se sienten muy satisfechos.

Aunque no dejan de innovar y de elaborar piezas diseñadas especialmente para hamburguesitas, veganos, con frutos secos…, a la hora de hablar del futuro, Pablo Conesa es tajante: “Claro que queremos crecer, y nos encanta que cada vez venga más gente al PIBO a comprar nuestro pan. Pero nunca lo vamos a hacer dejando de elaborar el producto que nos gusta comer, porque es el resultado de un proceso artesanal al que no vamos a renunciar al ser nuestra seña de identidad”.

Leído 6926 veces