%AM, %02 %451 %2018 %09:%Oct

Calurosa acogida del libro ‘Santiponce y los santiponceños’, primera obra escrita sobre las costumbres de la localidad Featured

Written by
Rate this item
(0 votes)

San Isidoro del Campo se llenó de asistentes que felicitaron a José Algaba Moreno por sus cinco años de investigación

José Algaba Moreno llenó San Isidoro del Campo durante la presentación de su libro, la primera obra que se escribe sobre Santiponce como localidad, sus costumbres y tradiciones. ‘Santiponce y los santiponceños’ es el resultado de cinco años de investigaciones en documentos oficiales, legajos y libros. Numerosos vecinos de la comarca se dieron cita para conocer datos sobre las personalidades más destacadas del municipio desde hace varios siglos, como alcaldes, maestros, curas, veterinarios o médicos.

El libro analiza tres aspectos fundamentales en la historia de Santiponce: los enterramientos, las canalizaciones de agua y el nomenclátor. José Algaba Moreno fue el médico de los monjes, testigo de sus últimos días en San Isidoro del Campo, adonde acudía con frecuencia para tratarlos. El santiponceño ha analizado los enterramientos, el depósito del agua y la distribución del nomenclátor, como ejes a partir de los que reconstruye los hitos del municipio.

Como aval en esta tarea, la de reconstruir la historia santiponceña, José Algaba cuenta con sus multiples experiencias como el primer médico que tuvo consulta en el municipio, en concreto en la calle Real, y sus vivencias al haber colaborado con varios equipos de fútbol, situaciones que lo han llevado a contar siempre con mucha información del municipio y de sus gentes.

Uno de los aspectos que ha analizado Algaba en su obra ha sido el de las canalizaciones de agua, algo que lo ha hecho remontarse a la torre deposito de sanidad de 1930. Anterior a esta etapa, la primera referencia que se tiene de cómo llegaba el agua a Santiponce es a través de los dos acueductos romanos: el primero lo construyó Cornelio Escipión tras fundar la ciudad de Itálica en el año 206 antes de Cristo; y el segundo Adriano, que quería que el lugar donde nació tuviera buenas conducciones y que éstas fueran muy avanzadas. Luego se hicieron los pozos y se llegó a la construcción de la torre depósito de sanidad de 1930, de la que parte el sistema actual.

Las calles y el nomenclátor

Otra línea analizada en el libro es el nomenclátor y la peculiaridad de las calles. Como anécdota, el autor destaca que en 1910 había sólo 20 calles en el pueblo. También se han analizado los nombres de algunas vías, como la de la Feria de la Mula, que era la calle que acogía a los animales que traía la gente de fuera cuando llegaban a la feria de Santiponce; o la de los pescadores, porque era la que estaba más cerca del Guadalquivir y donde se reunían quienes iban a pescar en barca.

A lo largo de la presentación se destacó que ‘Santiponce y los santiponceños’ es una apuesta por la cultura y por recuperar la historia no escrita de la localidad, algo que ha hecho con mucho acierto José Algaba Moreno, un gran enamorado de la tierra que le sirvió como cuna y a la que ha rendido homenaje poniendo en valor su historia.

Read 445 times