%AM, %26 %344 %2018 %07:%Sep

Hoy se presenta en San Isidoro del Campo el libro ‘Santiponce y los santiponceños’, con claves inéditas de la localidad Featured

Written by
Rate this item
(0 votes)

Es fruto de los seis años de investigación de José Algaba Moreno, un vecino de 82 años que fue médico y futbolista

José Algaba Moreno soplará hoy las 82 velas de su cumpleaños de una forma muy especial: con la presentación de su primer y único libro, ‘Santiponce y los santiponceños’, una obra que reúne las investigaciones que ha realizado personalmente entre los legajos y documentos oficiales de la localidad durante más de seis años.

El acto tendrá lugar a las 19:30 horas en el Monasterio San Isidoro del Campo, un lugar emblemático en la obra al analizarse, entre otros, el cementerio que albergó en su patio. El libro analiza tres aspectos fundamentales en la historia de Santiponce: los enterramientos, las canalizaciones de agua y el nomenclátor. José Algaba Moreno fue el médico de los monjes y acudía al Monasterio de San Isidoro del Campo porque tenía que atender a la comunidad. Mientras los monjes se enterraban dentro, el camposanto de los vecinos fallecidos era el patio de entrada al Monasterio, el de los naranjos. Este hecho y el cementerio posterior en un nuevo emplazamiento suponen uno de los temas analizados en su obra; otro de ellos es el depósito del agua y su influencia en la localidad. Algaba se remonta a la torre deposito de sanidad de 1930. La primera referencia que se tiene es de cómo llegaba el agua por los dos acueductos romanos. El primero lo construyó Cornelio Escipión tras fundar la ciudad de Itálica en el año 206 antes de Cristo; y el segundo Adriano, que quería que el lugar donde nació tuviera buenas conducciones y que éstas fueran muy avanzadas. Luego se hicieron los pozos y se llegó a la construcción de la torre depósito de sanidad de 1930, de la que parte el sistema actual.

Las calles y el nomenclátor

La otra gran línea analizada en el libro es el nomenclátor y la peculiaridad de las calles. Como anécdota basta saber que en 1910 había sólo 20 calles en el pueblo. También se han analizado los nombres de algunas vías, como la de la Feria de la Mula, que era la calle que acogía a los animales que traía la gente de fuera cuando llegaban a la feria de Santiponce; o la de los pescadores, porque era la que estaba más cerca del Guadalquivir y donde se reunían quienes iban a pescar en barca. También se ha analizado el perfil de varios alcaldes y la huella que han dejado en el municipio.

‘Santiponce y los santiponceños’ es el primer y único libro de José Algaba Moreno, una obra que supone una apuesta por la cultura y por recuperar datos de la localidad. El autor ha sido médico y profesional del mundo del fútbol, presidente del club de fútbol del municipio y ha ostentado cargos de responsabilidad en la mutualidad de fútbol andaluza, además de ser médico de la selección. Fundó una familia numerosa con su esposa, María Teresa del Castillo Artillo, con quien tiene cuatro hijos: María Teresa, Ana, José y Juan José. Gran divulgador de la cultura ponceña, hasta el punto de que actualmente acompaña a niños en sus visitas al monasterio y ofrece charlas allí. Su admiración por Santiponce deja su huella en la Universidad de Omaha, en EEUU, donde el director del Laboratorio tiene puesto grande en su despacho una foto del pozo de San Isidoro en la que reza la inscripción ‘Guttad cavat lapidam’, una frase que significa ‘La gota agujerea la piedra’, y que este visitante a España pudo entender gracias al buen hacer y a las explicaciones de José Algaba Moreno, un gran enamorado de la tierra que le vio nacer, que ha querido reunir sus principales hitos en este libro que hoy se presenta.

Read 2813 times Last modified on %AM, %28 %505 %2018 %11:%Sep